Soluciones para la Apnea del Sueño y el Bruxismo

El Síndrome de Apnea del Sueño es, junto con el insomnio, uno de los trastornos nocturnos más frecuentes, que afecta a un porcentaje comprendido entre el 4 y el 6% de la población. Consiste en la aparición repetitiva de pausas respiratorias durante el sueño que se manifiestan por una respiración entrecortada asociada a ronquidos y a la presencia de breves parones respiratorios (apneas). Los ronquidos y las apneas suelen ir asociados y no suelen ser percibidos por el paciente, aunque terminan provocando un sueño fraccionado y poco reparador que acostumbra a provocar la aparición de cansancio y adormecimiento durante el día. Así mismo, la falta de una correcta respiración se suele asociar a niveles bajos de oxígeno en sangre, que terminarán provocando hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, arritmias cardíacas o accidentes cerebrovasculares. Aunque el SAHS se produce por una obstrucción en la vía aérea superior, existen muchos otros factores que aumentan su predisposición:

  • La obesidad, el sobrepeso, la edad avanzada y el sexo masculino son los principales factores de riesgo.

  • Tabaco, alcohol y sedantes, por su acción depresora el sistema respiratorio.

  • Factores posturales, como dormir boca arriba.

  • Alteraciones anatómicas o metabólicas.

 

Normalmente los síntomas de la apnea obstructiva del sueño aparecen gradualmente y se agravan con los años, provocando los siguientes síntomas:

  • Exceso de adormecimiento o somnolencia diurna. Cansancio crónico.

  • Ronquidos fuertes acompañados de respiración entrecortada y asfixia que interrumpen el sueño, los despertares nocturnos se acompañan de movimientos corporales.

  • Falta de concentración y pérdida de memoria.

  • Dolor de cabeza e irritabilidad por las mañanas.

El tratamiento indicado para casos leves y moderados es un dispositivo de avance mandibular que se adapta a las condiciones anatómicas del paciente y provoca un aumento del paso del aire por las vías respiratorias. Actualmente, también la cirugía ortognática maxilofacial es una opción mínimamente invasiva para solucionar este problema de forma efectiva.

Otro de los desórdenes que pueden influir en el descanso es el denominado Bruxismo que se desarrolla cuando se aprietan los dientes durante la noche y eso provoca un despertar con dolor de cabeza difuso o con sensibilidad dental. Debido a que este fenómeno se desarrolla, por lo general, durante las horas de sueño, la mayoría de las personas no se percatan de este desorden.

El bruxismo puede causar problemas de forma directa o indirecta. Los dientes pueden doler y hasta tener movilidad. Las personas que bruxan lateralmente desgastan sus dientes produciendo superficies planas y zonas de esmalte sin apoyo, las cuales se pueden fracturar con facilidad.

Existen numerosos factores emocionales y físicos que contribuyen a desarrollar esta actividad neuro-muscular, como el estrés, los desórdenes del sueño, mordidas inestables, dientes mal posicionados o la ausencia de los mismos.

Un tratamiento efectivo para evitar el desgaste dentario consiste en la utilización de un protector dental denominado férula nocturna o férula de descarga que se elabora en Centros Innova para adaptarlas especialmente para la mordida de cada paciente y evita que los dientes superiores e inferiores contacten entre sí durante los períodos de bruxismo nocturno.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Alfonso Rodriguez De Gea